Maternidad

¡Enhorabuena por tu primer año como mami!

Pues parece mentira pero ya ha pasado un añito desde que nació Alicia. Un año en el que nos ha cambiado totalmente la vida y nuestra percepción de ella. Yo no os voy a engañar diciéndoos que todo ha sido color de rosa. Ha sido un año duro, en el que en muchos momentos no sabes ni quién eres, ni qué haces, ni si lo que haces lo haces bien. Y es que de un día para otro se fue tu identidad, tu esencia como persona, y se transformó en una nueva que no conoces ni sabes manejar.

Yo sabía que mi vida iba a cambiar, que todo iba a girar alrededor de esa personita que iba a venir al mundo y yo estaba deseando darlo todo por ella pero, por muy concienciada que estaba de todo eso, puedo afirmar rotundamente que no estaba preparada para lo que venía.

Se acabó la independencia y llegaron los momentos de ir al cuarto de baño con tu bebé enganchada a la teta, adiós a los baños relajantes y bienvenidas las duchas exprés, el salir a dar una vuelta necesita una excelente logística, las mechas tan estilosas que lucías pasan a ser mechas californianas de forma natural, no duermes porque el bebé no duerme o porque duerme demasiado y te pasas la noche comprobando que respira, ah! y referente a los momentos de intimidad con tu pareja decir que tú bebé se transforma en el mejor anticonceptivo que existe en el mercado.

UN_AO_1

Pero quizá, lo más difícil es asimilar que todo ha cambiado y que a partir de ahora tu vida va a ser completamente diferente. Hace poco hablaba con una amiga que recientemente ha sido mamá por primera vez y me comentaba que no conseguía aceptar el cambio tan drástico que había dado su vida de un día para otro. Pero ¿sabéis que es lo peor de todo? Que el sincerarte de esa forma te hace sentir malamadre. Te sientes culpable porque estás desbordada completamente en vez de estar pletórica y exultante, porque eso es lo que nos ha vendido la sociedad. Así es como una buena madre debe sentirse. Pues no señores, no es así. Una mujer que acaba de ser madre está agotada, insegura, descolocada y abrumada ante la nueva situación, y sí, también se siente completamente enamorada de esa cosita tan pequeña y a la vez tan exigente. Si te sientes así, tranquila, es normal, pasará.

Ahora que ya ha transcurrido un año, puedo decir que empiezo a encontrarme de nuevo, y que sin duda, esta nueva versión de mi persona me gusta mucho más que la anterior. Y aunque haya sido un año duro, tengo que decirte que también ha sido el año más feliz de mi vida, y que por muy agotada que esté y por muchas preocupaciones que me quiten el sueño, nunca cambiaría este año de vida junto a mi hija por nada del mundo. ¡Paradojas de la vida!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s