Maternidad

Desmontando mitos sobre la lactancia materna

Al quedarte embarazada te surgen ciertos dilemas y unos de ellos es si vas a darle el pecho o no a tu peque. Además, parece que no es algo que te preocupa solo a tí, sino que le debe quitar el sueño a mucha gente porque todo el que te cruzas te lo pregunta! A lo que yo contestaba que sí, que esa era mi intención… si podía.

Lo mismo le contesté al matrono que impartió las clases de preparación al parto. Él se quedó mirándome y me preguntó por qué dudaba en si iba a poder. Yo, sorprendida y con la mosca detrás de la oreja, le dije que muchas madres comentan que no han podido dar el pecho porque no les había subido la leche o tenían poca o no alimentaba lo suficiente al bebé… Frases que supongo que todos hemos escuchado alguna vez. Pues bien, el matrono nos dijo que nos olvidáramos de todo ese tipo de comentarios, ya que todas las madres teníamos la capacidad de dar el pecho a nuestros bebés. Simplemente debemos estar bien informadas y asesoradas para disfrutar de una lactancia materna placentera, tanto para la madre como para el bebé.

lactancia

Y es que, la lactancia materna, como mucho otros temas, está cargada de mitos. ¿Los desmontamos?

  1. No produzco suficiente leche. Fíjate si es inteligente nuestro cuerpo, que éste se adapta a la demanda del bebé. Cuanto más succione más cantidad de leche tendrás…ojo, y viceversa! Así que si quieres aumentar tu producción ponte a tu peque al pecho todo lo que puedas. Recuerda que la lactancia materna, igual que la artificial, debe ser a demanda.
  2. Mi pecho es demasiado pequeño. El tamaño de los pechos no impide ni es obstáculo para la lactancia materna. Los pechos pequeños amamantan exactamente igual que cualquier otro.
  3. Mi bebé llora mucho porque se queda con hambre. La leche materna se digiere mucho más rápido que la leche artificial, por ese motivo tu bebé solicita tu pecho con tanta frecuencia.
  4. No puedo dar el pecho porque estoy bajo tratamiento. ¿Sabías que el 90% de los medicamentos son compatibles con la lactancia? No tires la toalla. Asesórate antes de tomar una decisión. Puedes buscar si el medicamento es compatible con la lactancia en http://www.e-lactancia.org.baby-21167_1280
  5. Sé que no tengo suficiente leche porque al extraerme saco poca cantidad. El poder de succión de un bebé es muchísimo mayor que el de cualquier sistema de extracción. No te puedes guiar por la cantidad de leche que te extraigas.
  6. Mi leche no es buena. La leche materna es la mejor que le puedes ofrecer a tu bebé. Es tan inteligente que varía su composición incluso durante el amamantamiento. Al principio es más ligera para calmar su sed, y al final es más rica en grasa y nutrientes. Te voy a poner un ejemplo. En países con escasez de alimentos, los bebés suelen estar gorditos porque sus mamás les dan el pecho y lo alargan todo lo que pueden.
  7. Si doy el pecho no puedo comer algunos alimentos. De lo único que te tienes que privar es del alcohol y no abusar de la cafeina y similares. No le vas a producir gases porque tú comas coles ni nada por el estilo. Lo único que puede pasar es que varíe el sabor de la leche, pero así se va acostumbrando a todos los sabores.
  8. Tengo que esperar entre tomas para que se llenen los pechos. Chicas, somos unas máquinas de fabricar leche! Nunca se agota. Los pechos funcionan como reservas. Si está lleno produces menos leche y si está vacío la produces de forma más rápida. Nunca te vas a quedar sin leche así que no esperes, porque si dejas pasar mucho rato puedes mandar el mensaje de que necesitas menos cantidad y bajaría tu producción.
  9. Para dar el pecho debes beber mucha leche. ¿Perdona? Aún no he visto a ningún otro mamífero tomándose un Cola-Cao :). Hay muchos alimentos que son ricos en calcio. El que bebas mucha leche no va a significar que aumentes tu producción, ni que ésta sea de mejor calidad.
  10. Si das de mamar el pecho se cae. Todo lo contrario. Si das el pecho, eliminas las reservas de grasa que has ido acumulando durante el embarazo. Los cambios hormonales durante el embarazo son los que provocan que las mamas varíen.

Si has apostado por la lactancia materna, haz oídos sordos de este tipo de comentarios y confía en tu cuerpo. Si tienes dudas habla con un profesional y asesórate. Existe un grupo de voluntarias que te ayudan de forma totalmente gratuita. Son madres y asesoras de lactancia. Infórmate, seguro que en tu zona puedes contar con la ayuda de algún grupo.

¿Conocéis más mitos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s